La soldadura es uno de los procesos más exigentes en la restauración y el mantenimiento de nuestros equipos industriales. Requiere resistencia, adaptabilidad y, en muchos casos, características especiales. Para eso está nuestro electrodo Kripton 222.

Un electrodo para soldaduras difíciles

Este electrodo está fabricado con revestimiento de rutilo y se basa en una aleación de austenita, hierro y cromo al níquel. Gracias a esta multiplicidad de metales conseguimos un producto capaz de soldar aceros disimilares, lo que es muy importante porque en muchos casos nos encontramos con que distintos componentes de un mismo equipo no son del mismo metal. Por ello este electrodo es el más usado en el mantenimiento industrial (se calcula que se consumen 18.000 kg por hora en todo el mundo) y es el que cuenta con mejor reputación en cuanto a su versatilidad. No importa cuán complicada parezca ser una soldadura. Kripton 222 se puede enfrentar a ella sin defraudarnos.

kripton222a

Características excepcionales del electrodo Kripton 222

Kripton 222 es un electrodo que puede soldar en cualquier posición y que, por sus composición, presenta una gran velocidad de soldadura. Es muy resistente a la fisuración (cosa muy importante si se aplica a herramientas especiales o destinadas a trabajos que producen mucho desgaste), y se sobrepone a cualquier condición externa o a la presencia de otros elementos.

Uno de los principales problemas en los trabajos de mantenimiento industrial es que, en muchos casos, la herramienta o el equipo que necesitamos reparar no se encuentra en las mejores condiciones: está sucio, está en ambientes agresivos o está demasiado viejo. Al electrodo Kripton 222 todo esto le da igual. Nos da la misma respuesta, resistencia y fiabilidad tanto si se encuentra con restos de pintura, grasa o aceite como si se trata de corrosión, oxidación extrema, materiales galvanizados o ambientes con mucha humedad.

Aplica el electrodo Kripton 222 en aceros inoxidables, herramientas, metales de aleaciones débiles, auteníticos al manganeso, aceros antidesgaste, de resorte o sensibles al agrietamiento. Verás que los resultados siempre son excelentes.

kripton222b

Casos extremos para un electrodo versátil

Vamos a situaciones concretas. Imaginemos algunos metales sometidos a trabajos realmente duros. Herramientas de corte, por ejemplo. O de forjado. Cilindros de extrusión o cilindros hidráulicos. Pensemos en aceros cuyas características no facilitan la soldadura, como los inoxidables o los de alto contenido en manganeso o los carbónicos y galvanizados. Ninguno de estos casos es problema para el electrodo Kripton 222. Tampoco lo son otros metales de características especiales, como los de muelle, blindaje o hilos de recargue duro. Garantizar durabilidad y resultados impecables a tanta variedad de contextos sólo se puede definir como versatilidad absoluta.