Hasta hace unos años, el mantenimiento industrial era o bien el resultado de una incidencia (reactivo) o, en casos mucho más avanzados, para prevenir posibles incidencias teniendo en cuenta la vida útil de la maquinaria y su evaluación de forma regular (preventivo). El mantenimiento predictivo era terreno de los más innovadores y se consideraba feudo de aquellas instalaciones que tenían la tecnología más avanzada.

Pero la democratización y el abaratamiento de la tecnología han permitido que este sea cada vez más habitual en la industria, dando paso desde hace unos años a la Industria 4.0, que permite con datos calcular y planificar los potenciales problemas que pueden surgir en el área de producción. Ya no es un feudo limitado a las grandes empresas de cualquier sector, sino también de aquellas pymes que hayan decidido planificar y controlar lo que pasa en sus plantas de manera proactiva.

Y ¿qué es lo que ha cambiado además de la tecnología? El entorno y la presión de un mercado que cada vez más acorta los plazos de entrega, para evitar la gestión de stocks, y que busca la creciente necesidad de personalización del producto final con las consecuentes modificaciones constantes para cada uno de los clientes.

Aquí es donde el mantenimiento se convierte en una pieza clave de la Industria de hoy y de mañana. La creciente necesidad de mejorar la productividad y de evitar paradas innecesarias hacen que cada vez sea más relevante una buena planificación. El time to market es cada vez más corto, los estándares de calidad son cada vez más altos, y el coste de tener una máquina parada con los recursos humanos asociados a ella es algo que muchas empresas no se pueden permitir.

Durante mucho tiempo el mantenimiento no se ha considerado como un elemento estratégico del negocio, aunque haya industrias que, como la química, pueden llegar a tener graves repercusiones en materia de seguridad por un claro fallo en el mantenimiento de sus instalaciones. Durante años se ha externalizado este servicio a empresas que realizaban visitas periódicas pero que no vivían el día a día de la planta aunque la tendencia está cambiando y  actualmente dirección general ya ha dado un giro en su percepción de la vital importancia de esta parte del negocio.

Porque según el estudio “El mantenimiento predictivo en la Industria 4.0”, se calcula que la identificación temprana y la solución de un problema, antes de que ocurra permiten a una empresa reducir un 40% los costes de mantenimiento. Otro dato relevante de este mismo informe indica que un 38% de las compañías dedican un 25% del tiempo de los trabajadores en las plantas industriales en tareas de mantenimiento.

El mantenimiento preventivo y el predictivo no son un coste, son una inversión. Alargar la vida útil de la maquinaria, evitar el coste de recursos ociosos durante una  parada no planificada, mejorar el servicio al cliente optimizando nuestra maquinaria y el plazo de entrega son solo algunos de los múltiples beneficios de considerar el mantenimiento clave para el negocio.

En este contexto de crecimiento de las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 nace www.kriptonindustrial.com, respondiendo a la necesidad que tienen y tendrán las empresas industriales de apoyarse y combinar la experiencia digital con la industrial.

Nuestra experiencia durante los últimos 20 años indica que actualmente son necesarios nuevos tipos de colaboración entre empresas de todos los tamaños y en todas los sectores industriales para encontrar soluciones y partners conectados, online y de confianza.

Nuestro objetivo en Kriptonindustrial es proporcionar a los responsables de mantenimiento soluciones que les permitan realizar mejor su trabajo con calidad, flexibilidad y rapidez en el servicio.  Y para ello buscamos ser los partners en los que pueda confiar tanto el equipo de mantenimiento de una planta como el responsable de compras para resolver dudas, encontrar soluciones, asesoramiento y acompañamiento en todos y cada uno de los retos de la planificación y ejecución de las tareas de mantenimiento. Partners más conectados, más sostenibles  y mucho más eficientes.